» leído en la web · 16 noviembre, 2014

La paradoja de la Nueva Era

¿Es en el círculo social del lector el vocablo “Nueva Era” un fetiche o, por el contrario, objeto de desdén? John Michael Greer, desde esta entrada en “The Archdruid Report”, da cuenta de la paradoja que envuelve a un movimiento que, leído desde una óptica más sútil, puede ser indicativo de las tendencias socioculturales que están por venir en los próximos años:

Es común que las personas que quieren ser tomadas en serio por una audiencia más amplia vuelvan sarcásticamente sus ojos a un lado cuando se discute la Nueva Era o alguno de los movimientos de pensamiento asociados a ella. Este desdén tan de moda, sin embargo, hace que se pierda la oportunidad de observar un barómetro crucial de las tendencias sociales. En cualquier civilización son las sectas, las manías y las pasiones de las áreas marginales las que señalan los caminos que el resto de la sociedad va a tomar en el presente. Si, digamos, algún académico romano con vocación profética del reino de Nerón o Claudio hubiese querido tener una ligera idea del mundo que iba a suplantar al suyo, habría estado desperdiciando su tiempo escuchando discursos en el foro o en las conferencias de las academias de la época. Habría tenido que que buscar fuera del vientre de su época, donde extrañas sectas venidas de tierras distantes pujaban por la lealtad de los alienados por la adoración a Jupiter Optimus Maximus. La Edad Media ya existía ahí en forma larval, mucho antes de que Roma hubiese oído hablar de los godos o de los hunos, o de que pensara que Jesús de Nazaret no era otra cosa sino una nota al pie de página en la historia de una provincia menor del este.

Pero ya se sabe: lo cortés no quita lo valiente, y rescatamos como contrapunto un extracto de esta entrevista a Morris Berman, en la que da cuenta de otra tendencia bastante pronunciada en dichos entornos:

(…) en cuanto al pensamiento lateral, bien, hace unos años escribí un libro llamado El reencantamiento de mundo en el cual argumentaba acerca de la importancia del pensamiento lateral, oponiéndolo al pensamiento crítico o lineal. Visto lo sucedido desde entonces, ahora me siento como un Loyola antes de la contrarreforma. Así, tenemos a alguien como Deepak Chopra diciéndole a sus admiradores: «¡debéis salir de la prisión del intelecto!». El problema es que se dirige a una audiencia de la Nueva Era que en primer lugar nunca estuvo en la prisión del intelecto. ¡Deben ser tan afortunados! Dejemos que pasen unos veinte años dentro de la “prisión” y ya hablaremos de la importancia del pensamiento lateral.

foro twitter Image Map